¿Qué es el tinnitus y por qué te puede afectar a ti también?: Mi experiencia viviendo con tinnitus.

Hace exactamente un año, el 15 de mayo de 2020, empecé a usar un auxiliar auditivo en mi oído izquierdo para mejorar mi audición ya que un mes antes, y prácticamente de la nada, empecé a escuchar un ruido agudo muy intenso en mi oído, el cual literalmente no me dejaba vivir en paz.

Cuando acudí con los profesionales adecuados (una otorrinolaringóloga y una audióloga), me revisaron los oídos, me hicieron los exámenes auditivos necesarios y se percataron de mi pérdida auditiva. Ellas me hicieron saber que mi condición se llama tinnitus y que hasta el momento no existe una cura como tal para ello. En ese momento yo me quedé atónita con la noticia pues no estaba consiente de dos cosas:

1) Que a mi edad (26 años) se podía tener pérdida auditiva grave y, es más, que la había tenido desde principios de mis 20’s, solamente que yo no me había querido percatar de ello por no cuidar mi salud auditiva de manera adecuada.

2) Que cualquier persona (no solamente los adultos mayores), ya sea un niño pequeño, un adolescente o un adulto joven están expuestos día con día a padecer pérdida auditiva y tinnitus por un montón de razones cotidianas pero que, así como yo, no se dan cuenta o prefieren no darse cuenta de ello porque resulta más fácil, sin percatarse del terrible daño que pueden estarle haciendo a sus oídos en este momento y que en el futuro probablemente los perjudicará.

¿Qué es el tinnitus?

Según la American Tinnitus Association, el tinnitus se define como “el término médico para el hecho de escuchar ruidos en los oídos que no provienen de ninguna fuente sonora externa.”. Frecuentemente, el tinnitus también es llamado zumbido en los oídos, aunque también éste puede sonar como un soplo, un rugido, un pitido, un silbido, un murmullo o un chirrido, entre otros.

¿Qué clase de cotidianidad o situación común y corriente podría llegar a producir un cierto grado de tinnitus en los oídos de cualquier persona de manera repentina?

Empezando por la idea de que el zumbido en los oídos es un síntoma que nos avisa cuando algo está mal en el sistema auditivo (el sistema auditivo incluye el oído, el nervio auditivo que conecta al oído interno con el cerebro y las partes del cerebro que procesan el sonido), pues el tinnitus puede resultar de algo tan simple como un pedazo de cerumen que bloquea al canal auditivo. El cerumen puede acumularse y bloquear el conducto auditivo interno, lo que impide escuchar correctamente los sonidos.

En algunas personas, las glándulas producen más cerumen de la que se puede eliminar fácilmente del oído. Este cerumen adicional puede endurecerse en el conducto auditivo y bloquear el oído, causando compactación. ¿Cómo se soluciona esto? Si estás pensando que la respuesta es tan sencilla como usar un hisopo (cotonete) para “limpiar” la cerilla del conducto interno de tu oído, déjame decirte que no creo que la idea le agrade a tu médico, ya que los proveedores de atención medica no recomiendan hurgar en el oído para limpiarlo, especialmente con un instrumento que puede afectar la salud auditiva tan fácilmente.

¿Sabías que lo que hacen los hisopos o cotonetes en tus oídos es empujar más el cerumen hacia lo profundo del conducto auditivo?

Cuando uno mismo trata de limpiar el oído con uno de ellos, lo que hace es empujar el cerumen hacia lo más profundo y bloquea automáticamente el conducto auditivo. El hisopo o cotonete es un instrumento que fue inventado para limpiar únicamente las cavidades externas, es decir, la oreja (la parte del oído que es visible a simple vista).

Si se quiere limpiar el oído interno debido a la acumulación excesiva de cerumen, entonces la persona en cuestión puede acudir con un otorrinolaringólogo o simplemente con un médico general y pedirle que le haga un lavado de oídos con agua oxigenada.

Factores de riesgo que pueden causar tinnitus:

Existen ciertos factores de riesgo que pueden llegar a causar zumbido en los oídos, por ejemplo: la exposición a ruidos fuertes (como el ruido de las maquinarias pesadas, las sierras eléctricas y las armas de fuego), las cuales son fuentes comunes relacionadas directamente con la perdida auditiva. Las personas que trabajan en ambientes ruidosos (como los trabajadores de fábricas, los trabajadores de la construcción, los músicos, los soldados, etc.) tienen un mayor riesgo de contraer pérdida auditiva, por lo que a todos ellos siempre se les recomienda usar audífonos con cancelación de ruido o tapones en los oídos para protegerse.

También los dispositivos musicales portátiles (como MP3, iPod, iPhone, etc.) pueden causar pérdida auditiva si se escuchan a un volumen muy alto durante períodos largos por lo que, sobre todo las personas jóvenes, corren el riesgo cada vez más de sufrir perdida de la audición a una edad temprana.

Si te gusta asistir a conciertos y festivales musicales, es probable que al día siguiente hayas experimentado palpitaciones o un zumbido agudo muy molesto en el oído. Este fenómeno (el tinnitus agudo) por lo general desaparece después de un par de días, pero imagina que el zumbido o ruido molesto te dura un largo rato y, además, aumenta o disminuye, pero nunca llega a desaparecer por completo e incluso, empeora más y más. Esta puede ser la experiencia de alguien que sufre tinnitus crónico.

Nadie sabe con certeza cuántas personas padecen tinnitus crónico, también llamado tinnitus permanente. Pero varios estudios científicos realizados alrededor del mundo han hallado que cerca del 5% de la población adulta mundial afirman sufrir tinnitus en uno o en ambos oídos.

La causa más común del tinnitus crónico es la pérdida de audición relacionada con la edad, que ocurre naturalmente a lo largo de los años. “Cuando las células ciliadas dentro de tu oído interno se dañan, es probable que afecte los mecanismos normales del cerebro, muy parecido a lo que sucede con un cortocircuito, y es esto lo que causa el zumbido”, explica Marc Bennett, MD, profesor asociado de otología y neuro-otología en el Centro Médico de la Universidad de Vanderbilt.

Otro de los factores de riesgo más comunes y que, por lo general, la gente no tiene ni idea del daño que le puede estar haciendo a sus oídos es debido al consumo de tabaco y alcohol. ¿Lo sabias? Así es, según estudios médicos, la nicotina puede afectar a los neurotransmisores del nervio auditivo, que es el responsable de informar al cerebro sobre qué sonido en particular estás escuchando. La nicotina puede causar tinnitus, mareos y vértigo. Por lo tanto, el tabaco hace que seas más sensible a los ruidos fuertes, lo cual puede llevar a una pérdida auditiva inducida por el ruido. Como si esto no fuera suficiente, fumar también libera radicales libres (cambios químicos inestables que ocurren dentro de las células) en el cuerpo humano, por lo tanto, puede causar un daño permanente en las células ciliadas en el interior de tu oído, ocasionando una pérdida de la audición permanente. El hecho de que bebas alcohol también puede afectar tu oído. Sí, el alcohol tiene consecuencias negativas en nuestra capacidad auditiva. Está demostrado por diferentes estudios científicos que, a largo plazo, ingerir demasiado alcohol afecta a nuestro cerebro. Dichas investigaciones concretan que, con el deterioro cerebral a causa del alcohol, los nervios auditivos también se ven afectados e incluso los bebedores moderados corren el riesgo de acabar padeciendo una pérdida auditiva a largo plazo.

El alcohol influye en la audición y más concretamente en el procesamiento del sonido. Al quedar dañada la corteza auditiva del cerebro hace que tardemos más tiempo en procesar los sonidos que nos llegan. Es importante tener en cuenta además que, aunque los oídos pueden seguir funcionando perfectamente, el cerebro no puede procesar los sonidos. Esto es porque el nervio auditivo es el encargado de transmitir la información de los sonidos que nos llegan desde la cóclea hasta el cerebro. Hablando sobre el oído interno, las células ciliadas que se encuentran alojadas allí pueden verse dañadas también por el exceso de consumo de alcohol. El alcohol impregna de toxicidad el oído interno destruyendo dichas células e impidiendo la regeneración de las mismas. Lo cual puede generar algún grado de perdida auditiva/sordera en uno o en ambos oídos.

Otras causas que pueden ocasionar tinnitus incluyen la enfermedad de Ménière (un trastorno del oído interno causado por una presión anormal del oído), tumores benignos del oído y medicamentos como los tratamientos con antibióticos, eritromicina o tratamientos de quimioterapia.

De hecho, en la actualidad se conocen más de 200 medicamentos que causan tinnitus y por lo general el efecto es transitorio, es decir, que el ruido desaparecerá al suspender los medicamentos.

También existe el llamado tinnitus pulsátil, el cual es un tipo de tinnitus poco común que suena como un zumbido o palpitación rítmica en el oído y por lo general coincide con los latidos de tu propio corazón. Este tipo de tinnitus a menudo es causado por un problema de salud muy específico. Las principales causas son: vasos sanguíneos irregulares, presión arterial alta, enfermedades cardíacas, anemia, aterosclerosis, tumores de cabeza y/o cuello y problemas de conexión entre las arterias y las venas, etc.

Recuerda siempre que tu salud auditiva es una gran responsabilidad y muchas veces está en tus propias manos valorarla y protegerla. Por eso en este blog insistimos muchísimo en la importancia de cuidar nuestros oídos y nuestra audición o dime, ¿tú qué harías si de la noche a la mañana repentinamente escucharas un zumbido en tus oídos o peor aún, si te quedaras completamente sordo?

La salud auditiva es importantísima, después de todo es uno de nuestros cinco sentidos primordiales (vista, olfato, oído, gusto y tacto) así que yo te recomendaría lo siguiente:

  • Evita usar cotonetes o hisopos para limpiar el canal auditivo interno de tus oídos.
  • No escuches música a un nivel muy elevado con audífonos.
  • Si vas a consumir alcohol y/o tabaco que sea con moderación.
  •  Si te gusta asistir a conciertos y festivales de música, no te acerques demasiado a las bocinas ni a los amplificadores musicales.
  • Si trabajas en un ambiente expuesto a ruidos muy fuertes, no te expongas a ellos sin audífonos con cancelación de ruido o tapones para los oídos.
  • Si llegas a percibir un ruido agudo en tus oídos acude inmediatamente con un especialista.
  • Hazte un chequeo de tus oídos con un otorrinolaringólogo al menos una vez al año.

Publicado por Amy Zazueta

Siempre me ha encantado leer y escribir, aunque lo que escribo usualmente se queda guardado en mi computadora o en mis libretas, ahora lo podré publicar aquí. Me gustan las historias con finales felices, el color rojo y que los sueños se cumplan. ❤️

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión /  Cambiar )

Google photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google. Cerrar sesión /  Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión /  Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión /  Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: